Posteado por: joseluisros | 1 julio, 2008

Spain is not different

 

 

Euforia en España

 

 

España ha ganada la tan ansiada Eurocopa y lo ha hecho a lo grande, ha jugado muy bien y todo eso, pero lo más sorprendente posiblemente, ha sido la euforia que acto seguido se ha desatado. Esta noche, a la mayoría de los españoles les ha estallado en lo más hondo de su ser una alegría y un amor por eso que se llama España, que roza casi lo enfermizo, pero que es muy comprensible, porque lo único que ha pasado ha sido que por fin la población en colectivo ha tenido algo de lo que sentirse orgullosa, un sentimiento que no discriminaba a nadie. Esta vez no han ganado los del Madrid y han perdido los del Barça, no han ganado los del PSOE y han perdido los del PP, no han ganado los del norte y han perdido los del sur, no, esta vez han ganado todos, y en un pueblo tan maniqueo como el español, es perfectamente comprensible que ante lo inaudito de la situación, la alegría se haya disparado.

Esta noche no he visto clases bajas y altas, ni distinciones de ropa (todos llevaban una camiseta roja) o sexo, ni siquiera por orientación sexual, esta noche simplemente todo el mundo era “español, español, español”, y, la verdad, ha sido una sensación agradable la de ver no había exclusiones. No obstante, tengo que hacer varias críticas. Aunque, como casi todo el mundo he visto el partido de cabo a rabo (y eso que estoy de exámenes), no es que me ilusione especialmente el fútbol y quizás por eso he podido observar de un modo más objetivo las reacciones y las actuaciones que en el centro de Murcia, en la Circular, se han producido.

Primero, lo siento, pero me gustaría que lo que ha pasado esta noche hubiese sido un ejemplo de la hermandad, de la solidaridad y del respeto que nos profesamos entre sí los españoles, pero sería un completo idiota si así lo creyera. Porque lo que ha sucedido no ha venido precedido por nada en absoluto, esta reacción, esta obsesión por enarbolar banderas, no significa nada más, aparte de que España ha ganado la Eurocopa y que a los españoles nos entusiasma el deporte, sobre todo, este deporte. No significa que en colectivo amemos “lo que nos une” como forma de fortalecer y mantener nuestros lazos de solidaridad, sino, en todo caso, como signo de nacionalismo absurdo o metafísico, que sólo simboliza bobería y necedad.

Es por esta razón, por la que no me siento pletórico, como podría estar si ante mí hubiese visto la escena que he presenciado esta noche, pero producida por otras razones y con otros significados.

Sin embargo, no me sorprende en absoluto. Tampoco los franceses, con su Estado centralizado, son diferentes, ni los ingleses con su antigüedad democrática, ni siquiera los alemanes hubiesen reaccionado de forma diferente, y es que el fútbol en este siglo y en el anterior, retransmitido a todos los hogares mediante la televisión e Internet, es uno de los más poderosos nexos de unión entre personas, sobre todo, como ha pasado esta noche, si se trata del equipo nacional.

Y, ¿no opinan ustedes qué sería más bonito si esto no fuera así, si lo que ha pasado esta noche hubiese estado motivado por el día mundial contra el hambre o el sida o para celebrar la unión democrática contra el terrorismo? Yo opino que sí, pero alguien me dijo hace tiempo que la vida es la que es y que se cambia siendo optimista, así que alegrémonos de que la selección patria haya ganado y de que nuestros vecinos y nosotros mismos seamos un poco más felices que ayer.

 

 

 

 

Anuncios

Responses

  1. Excelente reflexión.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías