Posteado por: joseluisros | 2 septiembre, 2008

Cerrado por obras: ampliación y derribo.

    

 

 

        

          En estos días, durante todo este mes de septiembre y posiblemente durante muchos años nos vamos a estar acordando del trágico accidente ocurrido en el aeropuerto de Madrid-Barajas, en el que 154 personas han perdido la vida y decenas de familias se han vestido de triste luto. Lamentablemente este hecho ha conseguido que ni las Olimpiadas ni las vacaciones hayan sido los protagonistas del verano, pero por suerte, nuestro pueblo no tiene que lamentar la perdida de ningún vecino y la Región tampoco. Aunque salta a la vista que, ante una escena de tanta muerte y tristeza, nuestra alegría no puede ser ni mucho menos completa.

 

         Sin embargo, existen otros temas menos transcendentales en la actualidad de nuestro municipio que, perturbándonos menos, también nos importan o deberían importar y que, desde luego, nos afectan. A saber, la ampliación, ratificada ya por el Instituto Geográfico Nacional (IGN), organismo dependiente del Ministerio de Fomento, de nuestro municipio a costa del vecino Pilar de la Horadada, que según han manifestado sus políticos piensa recurrir este tipo de resoluciones cuando se realicen en firme, si es que lo hacen. Aún así, al margen de lo que digan o no los papeles, el territorio que se pretende incorporar a San Pedro (suelo rústico en su mayoría y dedicado prácticamente en su totalidad a la agricultura) lleva como mínimo veinte años perteneciendo a Valencia y al Pilar y la razón fundamental por la que se demanda es por las contribuciones e impuestos que estos terrenos hayan de pagar ¿O es que resulta que en Murcia vamos a empezar ahora a reivindicar derechos históricos o histéricos, como en otras comunidades y vamos a padecer de esa absurda enfermedad llamada “regionalitis”?

 

         El otro tema prioritario ahora mismo en nuestro municipio es la Ley de Costas o mejor dicho la aplicación de esta ley, porque la norma en cuestión existe desde 1989 y nunca había generado tanto conflicto como lo está haciendo en los últimos tiempos. Mucho se ha dicho y más se ha especulado sobre el beneficio o el perjuicio que la aplicación referida supone para el pueblo; ya se sabe, a un lado, sobre todo, los vecinos y personas no afines a las noches veraniegas de La Curva, y en frente, los jóvenes, empresarios y algún otro. Pero a mí lo que más me preocupa ya no es esta dialéctica, sino la transparencia, o la ausencia de la misma, para ser más exactos, con la que se está desenvolviendo la situación. El último anuncio (creo que el enésimo al respecto) fue que en septiembre cerraban sus puertas los polémicos establecimientos, sin embargo, la falta de información hace que la gente siga especulando y dé fechas mucho mayores. Falta información, lo diré otra vez: falta información.

 

         Personalmente, espero que se cumpla la promesa del cierre en septiembre. No por nada. Todavía soy joven y disfruto muy de vez en cuando de la oferta nocturna de mi pueblo. Pero espero que La Curva sea clausurada en septiembre, primero, porque se cumpla la tan ansiada legalidad y, segundo y mucho más importante, porque no acepto ni aceptaré que en este tipo de cosas y desde las instituciones, se establezcan injustas discriminaciones. Todo esto lo digo, evidentemente, por el derribo del restaurante Mediterráneo de El Mojón. Aunque si pensamos en este tema, llegamos a una pronta conclusión: ya se han producido injustas e injustificadas discriminaciones que, en mi opinión, deberían ser explicadas, por las instancias oportunas, es decir, el Ayuntamiento. Sobre todo, se debe explicar cuál es el criterio utilizado para aplicar un doble rasero, el que amplia los plazos (recordemos que La Curva tenía de plazo hasta junio en un primer momento) y el que derriba establecimientos. Sí, el Mediterráneo  estaba ubicado en zona pública y por lo tanto ilegal, pero La Curva está en zona verde, lo que es igual de ilegal, aunque conociendo estas cosas estoy seguro de que el fallo “será” de otros. Además, se debe explicar el porqué de que el citado establecimiento se haya derribado antes de la temporada estival, porque les diré una cosa a las personas que no se hayan dado cuenta, a los pinatarenses no nos sobra el dinero, no se vayan a pensar.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías