Posteado por: joseluisros | 15 octubre, 2008

La crisis de la vida

 

         

        

          La crisis del 08 cabalga a sus anchas y los españolitos de a pie auguramos un futuro muy negro para los próximos años, al menos eso dicen las encuestas, sin embargo, por muy mal que estemos o pensemos que estamos, siempre habrá alguien que esté peor, o, en este caso, un país que esté peor, mucho peor. Teniendo en cuenta, que hasta hace poco, porque ahora mismo no hay nadie que se lo crea o lo mantenga, éramos la octava potencia mundial en cuanto a producto interior bruto, o el más real índice del PIB per capita en paridad de poder adquisitivo, que actualmente nos sitúa en el vigésimo octavo lugar de los ciento ochenta y uno que se contemplan, vemos que el “mucho peor” es contundentemente real, por desgracia para esos países.       

         Resulta paradójico, además, que sean esos mismos países que se encuentra por debajo de nuestro umbral económico medio, los que menos tienen, los que más pueden perder con esta crisis indomable e indómita. Son, desde hace tiempo, los países del tercer mundo los que más se están viendo amenazados por las turbulencias de principios de siglo, de este siglo que amenaza con convertir al mundo en un lugar donde la superpoblación y la desnutrición nos conduzcan a un punto de no retorno, un lugar desconocido e inédito a lo largo de la historia y que puede ser que no se vuelva a producir nunca más durante ella, no porque aprendamos la lección y reconduzcamos la nave política del mundo, si no porque este mundo se vaya a la basura.

 

         Los diferentes organismo internacionales, que como todo el mundo debería saber a estas alturas, son bastante conservadores e ideológicamente posicionados a favor de la “libertad de mercado” (las personas que luchan por el comercio justo saben porque lo entrecomillo), están denunciando la situación por percibirla agriamente crítica. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha publicado hace pocos días un informe al respecto y su mismo director gerente, Dominique Strauss-Kahn, ha recalcado “la importancia de no perder de vista esta ‘otra crisis’, la del continuado impacto debilitante que las subidas de los carburantes y los alimentos tiene sobre algunos de los países más pobres del mundo”.  Problemas que vienen producidos, en ambos casos, por el alza en la demanda mundial de materias primas y productos de primera necesidad producida por la inclusión cada vez más fuerte de los países emergentes, como China e India, en el mercado mundial, que ya no son sólo vendedores, a lo que viene unido una relación algo extraña: cada vez más en los últimos años y como resultado del alza del crudo (que también afecta, y de forma muy negativa, a los países pobres) se ha intensificado la experimentación e investigación en energías alternativas al petróleo, encontrándose, entre ellas, los biocombustibles, carburantes producidos principalmente a base de cereales, sobre todo maíz. Para hacernos una idea, EE.UU. que producía hasta hace pocos años cerca del 60% del maíz que se consumía en todo el mundo, ahora destina cerca del 25% del que produce a la fabricación de biocombustibles. Todo ello ha producido lo que era evidente, una crisis alimenticia mundial inclemente, que afecta, como no, de forma excepcional y prioritaria al tercer mundo.

 

         Por ello, la FAO ( la Organización para la Agricultura y la Alimentación de la ONU) ha pedido recientemente que los países del primer mundo revisen concienzudamente su política de subvención a este tipo de energías alternativas, ya que existen diferentes tipos de biocombustibles, los cuales tienen distintos tipos de efectos sobre el medioambiente y, también, sobre las reservas alimenticias del planeta y el acceso que los menos favorecidos tienen a ellas. Otro organismo de la ONU, el UNCTAD, que se encarga del comercio y el desarrollo, ha presentado también hace pocos días un informe sobre ese tema, en el cual explica que, aunque los países de África vayan a crecer durante 2008 a un ritmo del 6%, una tasa muy superior a la de la inmensa mayoría, por no decir todos, de los países desarrollados, debido al alza de las materias primas principalmente, dicho incremento no va a redundar en una suavización en la crítica situación de los millones de personas que viven en ese continente en condiciones infrahumanas o, si lo hace, será de forma injustamente laxa. Esto es así, por el caciquismo y la corrupción reinantes en el continente donde surgió el hombre, que hasta que no se aminore impedirá o, al menos, será un fuerte impedimento para mejorar ostensiblemente las condiciones de la población africana.

 

         Pero, por muy mal que estén pasándolo o por muy mal que lo vayan a pasar en nuestro continente vecino (o en los demás), parece un hecho palmario que en tiempos de carestía los ricos (que no se nos olvide que los somos, aunque no lleguemos a fin de mes, en relación con las personas de las estamos hablando), que ya no los son (lo somos) tanto, van ha cerrar, de forma parcial al menos, el grifo de las ayudas a los países pobres, el grifo que significa, ahora más que nunca, un dualismo demoledor, la muerte y la vida. Como ha declarado recientemente Gordon Brown, en relación al tema, “Este sería el peor momento para hacerlo [reducir las ayudas]”. Pero la realidad es cruel, a veces, y en la práctica las ayudas al tercer mundo ya se redujeron en 2007 de 104,4 billones a 103,7 y todo apunta a una severa reducción en el presente ejercicio, a pesar de que, como apunta la mayoría de los expertos, podría tener “desastrosas consecuencias”, como declaró Celine Charveriat, directora de campaña de Oxfam, agrupación de ONGs que, como reza su página Web, “trabaja para erradicar la pobreza y las injusticias”. Sin embargo, y aunque resulte contradictorio, el UNCTAD, el organismo que antes he citado, en su reciente informe advirtió que para cumplir las Metas del Milenio para el Desarrollo, los países ricos debían incrementar sus ayudas al tercer mundo en un 50%. Verán que la estampa no es muy halagüeña.

 

         Para terminar, intentaré resumir en este último párrafo el mensaje que pretendía transmitir en el momento en el que me he puesto a escribir este artículo: hemos de tener claro, amigos y amigas, que nunca será un mal momento para ayudar a los más desfavorecidos, máxime si tenemos una crisis como la que nos absorbe en estos momentos encima, porque entonces estaremos en un momento inclusive más propicio de lo normal para ayudarlos, porque estaremos en un momento en el que a estas personas les hará, no más falta, mucha más falta. Por eso, es hora de acabar con el pretexto fácil y egoísta por definición de “primero los de dentro”, porque hay que tener claro que los de fuera también son personas con sus vidas y sus historias personales pero, en la mayoría de los casos como hemos visto, con muchos menos recursos y muchas menos posibilidades que nosotros. Nunca será un mal momento para hacer un donativo, para destinar unas horas de ese tiempo que de vez en cuando sobra a ayudar en alguna de estas causas, para pasarse por una tienda de comercio justo, como la que Intermón Oxfan tiene en la Plaza Romea de Murcia o en tantas otras ciudades. Porque en este mundo el hambre siempre cotiza demasiado alto y la vida lleva demasiado tiempo en crisis, porque nunca será un mal momento para tenderle una mano a la esperanza, a la vida, nunca jamás.

 

Anuncios

Responses

  1. Fidel Castro no es precisamente santo de mi devoción, pero ya advirtió del peligro que suponían los biocombustibles para el tercer mundo y del alza de precios que supondría la especulación en torno a los cereales. Alza de precios que la mayoría de países subdesarrollados no podrían afrontar. Advirtió de la generalización de la hambruna debido a las necesidades energéticas del primer mundo. Y aquí esta.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías