Posteado por: joseluisros | 16 marzo, 2009

Un porqué para centralizar la Educación

 

Mercedes Cabrera y Anxo Quintana

 

 

             El Estado de las Autonomías es resultante de la transición a la democracia, la indefinición territorial de la Constitución, la ambición nacionalista y la ignorancia regionalista que, provocada en parte por la anterior, se puede definir como el caminar a rebufo del nacionalismo intentando conseguir lo que él, en vez de plantarle cara e impedir sus despropósitos. Es, en pocas palabras, el gran problema de nuestra democracia, y, posiblemente, el que tenga una solución más difícil y lejana, máxime, por el apoyo que los grandes partidos (PP y PSOE) le proporcionan. Pero, en este artículo, no pretendo hablar propiamente del Estado de las Autonomías, sino de uno de sus efectos, la diferenciación en los resultados de algo tan elemental como es la Educación.

            La Educación en España funciona, como todo el mundo sabe, de forma completamente transferida a las CCAA. Esto es así para todas ellas desde el año 2000, en el cual se le trasfirió a Asturias, Castilla-La Mancha y Castilla y León, ya como es evidente en pleno gobierno popular, y es que, aunque pueda parecer mentira, durante la etapa de Aznar se efectuaron diez de las diecisiete trasferencias de la materia de Educación a las Comunidades Autónomas. Dato, este último, que resulta aún más sorprendente si cerca tienes el artículo de un político de ese partido (González Pons) en el que dice que UPyD, y Rosa Díez en concreto, defienden “las tesis que otros defendíamos antes”. Está comprobado que los populares no defienden nuestras tesis, ni antes ni mucho menos ahora, y cuando lo han hecho ha sido desde otra perspectiva y con otros objetivos. ¿O es que al PP le ha preocupado alguna vez a proliferación del nacionalismo localista? Mi honesta opinión es que no. Se han aliado con ellos y lo volverán a hacer muchas más veces, después de todo el nacionalismo en España es un mal fundamentalmente de la derecha, y a los escaños obtenidos por dichos partidos en las distintas elecciones generales me remito: en todas ellas el número de escaños conseguidos por los partidos nacionalistas de derechas ha sido mayor que el de los de izquierdas, teniendo su techo los primeros en las elecciones del 93 con 29 escaños, mientras que los nacionalistas de izquierda y extrema izquierda sólo han obtenido como máximo 13 escaños (elecciones de 2004).

            Esta descentralización de la competencia, además de la libertad para gestionar y modificar al antojo de las Autonomías los planes de estudio, pone en juego algo que es posiblemente igual de importante para obtener una educación de calidad y, sobre todo, algo mucho más importante para los políticos nacionalistas, el dinero. A priori, por muy descentralizada que estuviese la Educación, no deberían producirse desigualdades, al menos importantes, de inversión, pero no hay que saber latín para darse cuenta que en España las desigualdades de inversión son una constante, una absurda, perjudicial y anticonstitucional constante (por aquello que reza el art. 138 de que la descentralización  “no podrá implicar, en ningún caso, privilegios económicos o sociales” entre las Comunidades). De tal manera que, en un índice relativo como puede ser el del gasto en euros por estudiante (según los datos del MEPSYD), en el País Vasco en 2007 se invirtieron una media de 5.527,67€, mientras que en Madrid se invirtió 3.280,50€, lo que da una diferencia entre ambas de más de 2.200€ por alumno, una cifra difícilmente aceptable para un padre y una madre, los cuales, seguramente, si alguien les dice que sus hijos van a recibir una educación de segunda por causa del nacionalismo periférico o por la falta de valor de los no nacionalista en plantarle cara, no lo entiendan a la primera.

            No obstante, alguien podría pensar que lo del gasto en Educación es un tema secundario a la hora de obtener unos resultados educativos competentes. Pues no. La relación es casi perfecta: tomando uno de los indicadores más utilizados para juzgar la calidad de un sistema educativo, el abandono educativo temprano (AET), obtenemos que las cuatro Comunidades mejor valoradas, País Vasco, Navarra, Asturias y Cantabria, son precisamente las que más sobrefinanciación reciben con respecto a la media nacional. Mientras que los que menos financiación reciben, con la excepción de Madrid (la cual ocupa el peor lugar en inversión, pero obtiene unos buenos resultados en abandono), Murcia y Andalucía, son correspondientemente la última y la penúltima en AET. Utilizando otro indicador, la tasa bruta de graduados en bachillerato, pasa algo similar, las que presentan unas tasas más altas, País Vasco, Asturias, Castilla y León y Galicia, están todas por encima de la media en cuanto a inversión. En el extremo opuesto, salvando los archipiélagos los cuales rompen un tanto la norma al estar sobrefinanciados y tener las peores tasas de graduados, encontramos a Andalucía, Comunidad Valenciana y Región de Murcia, una triada en la que la educación recibe de media entre las tres, unos 461€ menos por alumno con respecto a la media española, una cantidad nada desdeñable.

            Así, la consecuencia evidente de un reparto desigual de los recursos económicos y de la mala gestión de la Educación por parte de las Comunidades Autónomas, es que en nuestro País, ya de por sí precario en resultados académicos, se creen aún mayores desigualdades entre aquellas zonas maltratadas y los estándares de nuestro entorno, construyéndose nuevas barreras y reforzándose las existentes entre las poblaciones de una España de primera, europeizada y evolucionada, y otra España indefensa y perjudicada. Es, por tanto, perentorio un retorno lo antes posible de la competencia de Educación al Gobierno Central, que pueda corregir esas desigualdades de base absolutamente injustas desde todo punto, amén de impedir que la Educación sea un arma más al servicio de los intereses políticos y sólo sirva para lo que siempre debiera haber servido, ser un instrumento de potenciación de las capacidades de cada uno de los españoles para que juntos, integrados, podamos construir un entorno con más posibilidades y mejores expectativas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías