Posteado por: joseluisros | 30 junio, 2009

Las Deudas Históricas

Zapatero y Chaves

El caso de la mal llamada “deuda histórica” es una clara muestra de tergiversación y perversión lingüística. El concepto que nació en el Estatuto de Andalucía de 1981 se pretendía como instrumento corrector de las desigualdades resultantes del pasado histórico, sobre todo del más reciente, el de la dictadura, que se consideraba claramente discriminatorio hacia el territorio y la población andaluza, y culpable en parte de su situación de subdesarrollo en relación al resto de España. No obstante, durmió el sueño de los justos durante bastantes años, ni unos ni otros le prestaron mucha atención (120 millones de euros fue la cantidad que en concepto de deuda histórica fue transferida en época de Aznar en virtud de un acuerdo con la Comunidad firmado por González), hasta que el ínclito Presidente Rodríguez Zapatero se lanzó a corregir las intolerables injusticias que durante el pasado se ejercieron sobre Andalucía, aunque en realidad la razón más relevante para acometer dicha iniciativa fuese, no tanto las consabidas discriminaciones resultantes de ese dialéctica histórica entre oprimidos y opresores, sino un cheque anterior a Cataluña de 3.000 millones de euros en concepto de, adivinen, deuda histórica.

Así, en estos días asistimos a una incipiencia hasta ahora desconocida del término en las bocas de los presidentes de las Comunidades Autónomas fruto de la promiscuidad a la hora de pagar desagravios ancestrales de la que hace gala el Presidente Zapatero que, además de los 3.000 millones a Cataluña que le prometió a Artur Mas en 2006, comprometió más de 780 millones en febrero que vendrían a saldar, junto con los 300 que ya fueron concedidos por su gobierno y los 120 de Aznar, la tan manida deuda histórica andaluza. Todo ello ha desembocado en una esquizofrenia pedigüeña de los taifados autonómicos, a la que se han apuntado especialmente Aragón, Baleares, Galicia, La Rioja, Extremadura y, también, Murcia, sumando entre éstas y las demás, las cuales se han apresurado a calcular las “deudas” que el gobierno central tiene con ellas al calor de la revisión del modelo de financiación territorial, más de 37.000 millones de euros en sus reivindicaciones, lo que viene a ser casi el doble del presupuesto anual total destinado a financiación territorial (19.526 millones).

Valcárcel y ZapateroSorprenden casos como el de nuestra Comunidad, que por boca de su Presidente Ramón Luis Valcárcel le ha reclamado al Estado central de 1.600 a 1.700 millones de euros en concepto de “deuda histórica”, que supondrían según Valcárcel, la reducción del paro regional a la mitad. Utilizando esta arma de reivindicación de derechos más propia de los partidos nacionalistas periféricos o del propio PSOE, que de los dirigentes del PP, los cuales empiezan a dejar patente el dicho aquél de: “todo se pega menos la hermosura”. Cuantía que ha sido aumentada, hasta cotas de chiste, por el partido político regionalista Movimiento Ciudadano, el cual ha defendido que, sólo para la comarca de Cartagena, la “deuda histórica” del Estado español asciende a 4.500 millones de euros, en base a la injusticia de no tener una diputación provincial durante los 30 años que llevamos de democracia, la cual estiman que deberían haber estado dotada con 150 millones de euros por año de media.

Camps y ChávesDichas cifras aunque pueden ser escandalosas a simple vista, han de compararse para poder ver que realmente lo son y, seguramente, más de lo que es percibido en esa primera mirada: los 37.000 millones de euros son una cifra mayor al superávit presupuestario que llegamos a alcanzar en 2007 de 22.000 millones, unas seis veces mayor que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob), dotado de 6.750 millones de euros por parte del Estado, o que la cuantía que fue necesaria para hacer frente a los cuatrocientos euros de ayudas indirectas, que consumió unos 6.000 millones; además, es insaciable a corto plazo si tenemos en cuenta que los Presupuestos Generales del Estado de 2009 ascienden a 157.000 millones (lo que reclaman las CC. AA. supondría más del 23% de los mismos) y que el déficit se calcula ya  en torno a 42.000 millones de euros.

La tarta de la financiaciónEn definitiva, Zapatero ha abierto la Caja de Pandora de la financiación y al rebufo de las dádivas insostenibles e injustas que algunos se empeñan en llamar “deudas históricas”, las Comunidades Autónomas se han puesto a pedir lo inasumible, sabiendo perfectamente que lo es. ¿Por qué esta actitud? La respuesta está clara: porque han comprobado que en la España de ZP quien no llora no mama y todos se han puesto a llorar lágrimas de sangre, han jugado un farol de escalera de color a la espera de que el Presi se crea que tienen un póquer. El resultado de esta partida se ve venir. Al menos que Cháves deje de seguir la dinámica y de repetir que él en las negociaciones “está en los dos lados de la mesa”, el único perdedor será el Estado, no el Gobierno Central, sino el Estado en su conjunto y, por ende, todos los españoles.

El SENADO EL SENADO

La única solución a este problema, el de la financiación territorial, pasa por la renuncia de las nuevas y las viejas aspiraciones histórico-histéricas de las CC. AA. en relación a su financiación y al rechazo frontal del sistema de negociación bilateral que promueve incesantemente la incurrencia en este tipo de dinámicas de competencia interregional por los recursos del Estado central, estableciendo un juego de suma cero en el que prevalecen las ganancias relativas, es decir, en el que los actores se disputan cruentamente los recursos, ya que los que pierden odejan de ganar unos, van a parar a los demás. La alternativa a este escenario es la instauración de cauces institucionales adecuados, eficaces y respaldados, de negociación multilateral, que permitan la cooperación y la solidaridad interregional, haciendo que los actores desplacen su atención desde la lucha por conseguir un pedazo más grande de la tarta, hacia la cooperación con el fin de que haya más tarta para todos. Esta vía encuentra tradicionalmente cuando es reivindicada una institución como objeto, el Senado. Efectivamente, la vía más fácil aparentemente para alejarse de la tortuosa senda de la desigualdad producida por los privilegios concedidos a unas regiones sobre otras, fruto de la negociación política de la financiación territorial, parece ser la reforma del Senado, para que convertido en una auténtica cámara de representación territorial sea el foro donde multilateralmente los distintos territorios de España y sus representantes políticos vayan conformando algo muy diferente a la situación actual: un modelo territorial justo y equitativo.

Anuncios

Responses

  1. Lo que no se puede hacer es cambiar el modelo de país y la financiación de las comunidades autónomas a través de los diversos estatutos en vez de hacerlo templadamente entre todos.

    Un saludo.

  2. Como ya sabrás, todos los partidos presentes en la Asamblea Regional , PP, PSOE e IU, están de acuerdo en los 1.700 millones de Euros de deuda histórica. Lo de Movimiento Ciudadano se aproxima a un buen chiste de Lepe (con disculpas a los de Lepe por la comparación).

  3. Muy buen artículo. Sin embargo discrepo en una cosa. La solución pasa por realizar primero un diagnostico valiente y políticamente incorrecto como el siguiente: el estado de las autonomías ha fracasado estrepitosamente y su diseño es un pozo sin fondo en lo económico, y una bomba de relojería en lo político y social.

  4. Muy buen artículo, y muy bien documentado con cifras y fotos. Es cierto que el Estado de las Autonomías parece haber fracasado en varios puntos cruciales, ¡pero es que además esta panda se salta la ley con los estatutos! El Senado, efectivamente, es el sitio en el que se debería decidir la financiación territorial: las reuniones de Cháves consigo mismo provocan una mezcla de vergüenza e indignación.

  5. Magnifico artículo José Luís!!!
    Ya tenia ganas de que se tratara este tema, ya que la ciudadanía no sabe lo que se esta cociendo desde el ejecutivo español y la mayoría de los lloriqueantes autonómicos.
    El ejemplo del juego de suma cero es sublime.; ya que es un claro ejemplo del egoísmo que se produce con la “deuda histórica”, la cual es una vergüenza.

  6. Gracias por vuestro comentarios, me alegro de que os haya gustado el artículo.

    Comparto totalmente vuestra opinión, quizá las limitaciones que impone la empatía a la hora de no hacer un artículo inacabablemente infumable, me impiden comentar más aspectos en este texto, pero en otro sí que tuve ocasión para escribir sobre lo que apuntáis, “Un porqué para centralizar la Educación”, os dejo las dos primeras frases:
    “El Estado de las Autonomías es resultante de la transición a la democracia, la indefinición territorial de la Constitución, la ambición nacionalista y la ignorancia regionalista que, provocada en parte por la anterior, se puede definir como el caminar a rebufo del nacionalismo intentando conseguir lo que él, en vez de plantarle cara e impedir sus despropósitos. Es, en pocas palabras, el gran problema de nuestra democracia, y, posiblemente, el que tenga una solución más difícil y lejana, máxime, por el apoyo que los grandes partidos (PP y PSOE) le proporcionan”.

  7. Muy bien el articulo, que podria matizarlo, pues si, pero me quedo con nuestra frase insignia, lo que nos une, que es mucho, con el articulo y con todos vosotros


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías