Posteado por: joseluisros | 12 septiembre, 2009

Fin de las vacaciones y vuelta a la actividad

Hola a todos y todas los que lean este modesto blog. Por acción del influjo estival y como se puede verse a simple vista con ojear un poco el blog, este verano la actividad del mismo ha sido simplemente nula, disculpadme por mi pasividad; ahora toca volver al trabajo.

Por cierto, os dejo el artículo que salió en el Pinatar Información de Agosto, concerniente a los últimos plenos antes del receso veraniego. Saludos de éste que os escribe.

Manga del Mar Menor Murcia.JPG

Suspenso para unos y para otros:

Los dos tediosos plenos que tuvieron lugar el pasado 23 de julio en nuestro municipio pusieron de manifiesto algo que resultaba evidente desde hace mucho, pero que queda confirmado por ellos y por sus protagonistas de forma indiscutible: en San Pedro del Pinatar los políticos municipales se pueden calificar, como mucho, con un suficiente bajo, cuando no con un cero y algunas décimas. Desde que se inició la democracia hasta ahora, nuestro pueblo ha construido unas infraestructuras de menor calidad y en menor número que los pueblos de alrededor, cuyas consecuencias son: un pueblo con peores paseos marítimos, peor polideportivo y demás instalaciones deportivas (si no llega Proclami al campo de fútbol y lo maquilla un poco, ahora mismo daría pena), peores bibliotecas, peores centros de salud (sobre todo valga de ejemplo el de Lo Pagán), peores asfaltados, peor disposición del tráfico (incluso con consecuencias desgraciadas y lamentabilísimas), y, en definitiva, con peor calidad de vida para sus habitantes.

Sin embargo, resulta sorprendente que no seamos como contrapartida el pueblo de la zona con menores tasas e impuestos, más bien todo lo contrario. Pero si a esa incongruencia le sumas que, además, tenemos al Ayuntamiento endeudado hasta los cimientos, entonces dan ganas de que se te vaya la paciencia a pastar lejos del pueblo y te acuerdes de la familia de todos los magníficos gestores-políticos que han cobrado tan “poco” por hacer “tanto” a lo largo de estos años. Menos mal que la educación no se pierde y el respeto tampoco, si uno lo alberga de verdad, aunque la gente a la que se lo guardes no se lo merezca en absoluto por la labor que realizó o que realiza.

A mí lo que más me sorprende, no obstante, de todo esto, es la impasibilidad, la pasmarotería y la apatía de la gente, de las personas que vivimos y votamos en este pueblo. Las cosas se hacen, se hicieron y se harán mal, al no ser que alguien lo evite, y, sin embargo, nadie dice ni pío, nadie reniega de unos y de otros y dice “basta ya”; no lo entiendo, no me cabe en la cabeza, será que la tengo muy obtusa, pero no me cabe. Después de un pleno en el que se anuncia que más de 1000 personas, la mayoría casi seguro del pueblo, no van a cobrar deudas del Ayuntamiento, o lo que es lo mismo, después de que nos conviertan a todos los pinatarenses en morosos consumados y reincidentes, aunque no es algo nuevo, ya que el PP lo llevó a gala durante su mandato.

De esta situación, un Ayuntamiento que se sabe que debe más del presupuesto total que tiene para un ejercicio anual y que va camino de deber dos, es extremadamente difícil salir. Nuestro Ayuntamiento que debía haber sido un impulsor económico en momentos de crisis, resulta que está poco más que arruinado, no sabe si tendrá dinero para pagar la luz o el sueldo de sus empleados el año que viene. La solución, si no total al menos parcial, pasa por reducir los gastos superfluos, los de protocolo de forma drástica (que los concejales coman langostinos del Mar Menor a costa de nuestros bolsillos no nos va a sacar de este agujero); no emprender obras innecesarias, y mucho menos obras faraónicas como la ciudad deportiva, la cual significaría tensar esta cuerda ya casi rota hasta un punto que nadie en su sano juicio, observándola mínimamente ahora, quería intentar; elegir a nuestros políticos fijándonos en sus habilidades como gestores y no en su simpatía o presencia, criterio éste último seguido siempre en este pueblo y que ahora se demuestra fatídico; exigir una transparencia futura, presente y pasada de las cuentas públicas mucho mayor que nos permita saber dónde van nuestros impuestos y de qué forma son gestionados; y, por último, pedir un giro copernicano a nuestros representantes municipales de cara a las próximas elecciones, doblemente, mediante nuestra voz y nuestro voto. Sólo así saliendo al paso de los acontecimientos podremos disfrutar de un pueblo como nos merecemos, sin deudas, próspero y en continuo progreso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías