Posteado por: joseluisros | 12 noviembre, 2010

José Luis Rodríguez Maquiavelo y el Sahara

Mañana, 13 de noviembre de 2010, se llevará a cabo una manifestación en Madrid convocada por la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara, para pedir, con fuerzas renovadas si cabe por los últimos acontecimientos, la autodeterminación del Sahara Occidental tal y como ha reiterado la ONU en multitud de resoluciones desde que hace 35 años, un 14 de noviembre, España firmases los infames Acuerdos de Madrid. Creo que todos los españoles deberíamos asistir a esa manifestación, para demostrarle a nuestro Presidente cuales son los verdaderos “intereses de España”. Para el que escribe es difícil de comprender la abulia moral del peor Presidente de la democracia, que acaba de dar una nueva muestra de que aquello del “talante” era sólo marketing y estrategia electoral.

Después de irnos por la puerta de atrás del Sahara, dejando abandona a su suerte a la población civil, condenada a vagar por el desierto teniendo que huir de la maquinaria de guerra marroquí, nuestro Presidente piensa que el Gobierno no tiene ninguna responsabilidad sobre lo sucedido en el campamento de Agdaym Izik. Evidentemente, se equivoca. El pueblo saharaui es legalmente responsabilidad de nuestro Estado. No hace falta que muera un ciudadano español, Baby Hamday Buyema (por cierto, con el DNI expedido en Murcia), para que nos echemos las manos a la cabeza, si tenemos la más mínima decencia ética, deberíamos sentir de la misma forma la muerte del niño Nayem  ElGarhi y los demás civiles, desde el primero hasta el último.

España, lamentablemente, no tiene prácticamente ningún poder de influencia sobre otros lugares donde se están cometiendo crímenes contra la humanidad, como en Palestina, Birmania, Congo o Corea del Norte, pero sí que lo tiene y de primer nivel sobre el del Sahara Occidental. Este es nuestro conflicto, nosotros lo engendramos y, por tanto, como el profesor Frankenstein, tenemos poder sobre nuestro monstruo. No actuar, supone tirar por tierra todos los argumentos de nuestro sistema político y la constatación más visible de que nuestra democracia tiene un estándar de calidad muy decepcionante. Zapatero no quiere actuar, piensa que los pocos o muchos intereses económicos que puedan verse afectados bien valen las vidas de eso indefensos saharauis y que, desde luego, “lo importante es la foto”. Desde luego, el modelo que eligiera para ejemplificar sus teorías Maquiavelo, Fernando de Aragón, tiene un fiel descendiente en la política española de nuestros días.

Qué decepcionante es aceptar la renuncia de los poderes públicos a hacer su trabajo, qué pusilánime será siempre nuestra política exterior mientras gobierne ZP, sea Moratinos, Jiménez o Rubalcaba, el Ministro de Exteriores. Son tantas las ofensas que Marruecos ha hecho hacia nuestra soberanía y tan intolerable su actuación en el Sahara, que resulta increíble que no hayamos llamado a consultas a nuestro embajador y defendido que, con carácter inmediato, se detenga el proceso de creación de un área de libre comercio entre Marruecos y la UE, que hasta la fecha, además de los beneficios para las empresas europeas, lo único que ha significado ha sido la llegada de ingentes recursos que han mantenido la oscurantista Majzén, especie de casta nobiliaria sobre la que se asienta la dictadura, con las riendas del poder bien sujetas.

Ahora, nos guste o no, la pelota está en nuestro tejado, el de la sociedad civil, esa misma que en España siempre ha sido más inactiva que en el resto de Europa, pero a la que tanto dice escuchar el Partido Socialista. Ya que, mientras Marruecos barre cualquier foco de cauce de información veraz, nuestro florentino Presidente se ha puesto a la altura de Aznar cuando decidió meter a un país totalmente en contra en la guerra ilegal de Irak. La situación es absolutamente equivalente en el plano moral, las víctimas tienen el mismo carácter, la inocencia, pero en el caso saharaui, con mayor claridad, aquí no hay uniformes a los que apuntar, sólo la población civil y sus endebles jaimas. Si algo he aprendido en los años que llevo estudiando en la Universidad es que una no-acción, también es una acción, la diferencia estriba en que es más fácil proclamar la auto-inocencia y, también, más hipócrita hacerlo.

Esta noche saldré en autobús para Madrid para estar mañana tras la pancarta de UPyD, un pequeño acto, con el que intentaré demostrar cuan odiosa me parece esta situación y qué despreciable la actitud de un Gobierno democrático, inspirado por un partido de índole socialista y que luchó contra una dictadura muy parecida a la alauí, que ahora, defiende los intereses comerciales por encima de la dignidad humana y los derechos más elementales.

Anuncios

Responses

  1. Mañana nos vemos en la manifestación Ros!!!
    Un abrazo
    Por un Sahara Libre


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías