Posteado por: joseluisros | 13 noviembre, 2012

El bipartidismo que nos desahució

Esta pérfida crisis económica está teniendo al menos un efecto positivo, que no es otro que el de remover conciencias y hacer que cada vez más personas nos interesemos por asuntos que nos afectan y perjudican, a los que antes no les prestábamos el más mínimo interés. Es cierto que hace unos años tenían un efecto incomparable al actual, pero también lo tenían y, sin embargo, no dirigíamos nuestros ojos hacia esos lugares. Un claro ejemplo es el tema de los desahucios. Posiblemente, el mayor drama social que nos atenaza a la España media, a la de los ciudadanos normales. Desde el inicio de la crisis, ya son casi 400.000 las ejecuciones hipotecarias y casi 200.000 los desahucios, según el Consejo General del Poder Judicial, aunque fuentes como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, apuntan que no estarían incluidos los ordenados por los juzgados de primera instancia, por lo que podríamos hablar de casi 400.000 desalojos desde 2007.

Es la historia de un engaño, de una mentira sin precedentes, de una estafa, que no va a tener responsables que respondan y asuman culpa y sanción. Nada de eso. En su lugar, vamos a tener a los culpables convenciéndonos de que siempre han luchado con uñas y dientes por nuestros derechos y siempre han llorado por los pobres damnificados de este drama social. Ahora, el PP y el PSOE se afanan en este ejercicio de prestidigitadores: meterse en la chistera como los dos grandes culpables y salir de ella como héroes nacionales. Intentan jugar al modo que lo han hecho siempre. Pero la suerte de esta crisis, como decía, es que nos ha removido la conciencia, nos ha hecho ser más críticos, ya no pensamos que si no funciona uno, votaremos al otro, ya no nos fiamos de ellos, porque nos han traicionado.

Basta mirar un poquito para atrás: Ley de Enjuiciamiento Civil, 1/2000 de 7 de enero, Gobierno del señor Aznar, Ley Hipotecaria, 41/2007 de 7 de diciembre, Gobierno del señor Zapatero, varias reformas de ambas después de esas fechas y ninguna en la senda de proteger al consumidor, de ponerse en su pellejo, de realizar ningún tipo de acto que haga que este drama no se agravase tanto. ¿Sensibilidad? ¿Empatía? ¿Sentido común? ¿Representación ciudadana? Cosas como ésas, les quedaron muy lejos y muy grandes. No, no, incluso dotaron de más medios a los juzgados para que se agilizasen los procesos, en aras de la seguridad jurídica. La seguridad social es un concepto que todavía no he oído en el argot jurídico.

Pero la cuestión va más allá, en esta legislatura, con la cuestión de los desahucios en su máxima laceración social, UPyD planteó en el Congreso de los Diputados la dación en pago, con la oposición del Partido Popular, e Izquierda Unida lo hizo con la abstención del PSOE (en 2011 el PSOE,  junto con PP, votó en contra de otra propuesta de BNG). ¿Por qué los grandes partidos han sido tan conservadores en esta cuestión y han estado de acuerdo? La respuesta es fácil, pero lamentablemente asquerosa: porque los bancos y cajas de ahorro, han sido durante muchos años sus principales y fraudulentos financiadores. Los partidos, todos los grandes, menos UPyD (hay que recordarlo), han recibido grandísimos créditos que después han sido perdonados, condonados es el término correcto, práctica que se ha admitido como legal por la Ley de Partidos. Hemos tenido y tenemos, una “partitobancacracia”, un poder político ligado al bancario, y a muchos más como el de las energías y el de las empresas telefónicas, pero que nos ha costado un drama social del que ellos han sido cómplices y colaboradores necesarios.

Ahora vienen a redimirse, pero sus actos no tienen perdón posible. Los partidos son instrumentos, herramientas al servicio de los ciudadanos, y los dos grandes (en tamaño y poder, que no en dignidad), nos han servido para lo contrario que habían acordado con nosotros. Nos han perjudicado, no nos han representado, nos han ninguneado persiguiendo sus intereses. No tienen, por tanto, redención posible. Deberían desaparecer.

Sí, ahora actúan, pero cuando el coste electoral de no hacerlo (hacia UPyD e IU) es mayor que el de perjudicar levemente a sus socios y cuando Europa y hasta la ONU les han llamado la atención sobre lo injusto de nuestro sistema. Mención especial merece el informe de la abogada general Juliane KKokott (íntegro aquí), que nos llama la atención sobre 4 aspectos fundamentales:

  1. El hecho de que la Ley de Enjuiciamiento Civil en su artículo 698, no permita alegar el carácter abusivo de las cláusulas del contrato, sino mediante un procedimiento separado y posterior, que no impedirá la ejecución, lo que va en contra de la Directiva 93/13/CEE del Consejo. Es el artículo 695 el que fija que sólo será viable la oposición del consumidor por extinción de la garantía o obligación, es decir, por el pago, o por error en la determinación de la cantidad que exige el banco o caja de ahorros. O lo que es lo mismo, la posibilidad de defensa ante cláusulas abusivas no existe, ya que una vez que se recurra a ésta, el hipotecado ya no tendrá casa, porque ésta se habrá subastado
  2. Las otras tres son cláusulas que el juez puede considerar abusivas según la abogada general, en contra de lo que dice nuestra legislación:
  • Que la entidad pueda reclamar el total del dinero prestado por el incumplimiento del pago de un período muy limitado, de sólo un mes, incluso.
  • La fijación de unos intereses de demora desproporcionados, que en el caso concreto de la sentencia son de más del 18%. Lo que es a todas luces injusto.
  • Y que la entidad fije unilateralmente la cantidad de la liquidación.

Todo ello, pone de manifiesto, a mi entender, la necesidad de incentivar reformas en nuestras leyes, desde el punto de vista de la directiva y del sentido común, para que los ciudadanos no sean ratas de laboratorio sobre las que los bancos y cajas puedan descargar sus más rebuscadas exigencias:

  1. La reforma urgente de la Ley de Enjuiciamiento Civil, para que los jueces tengan la facultad explícitamente reconocida por la ley de reconocer de oficio las cláusulas abusivas y, por tanto, la invalidez del contrato.
  2. La reforma de la Ley Hipotecaria, para establecer plazos mínimos de incumplimiento del pago, para poder exigir la ejecución hipotecaria, fijar límites decentes a los intereses de demora de estos contratos y una fijación clara y sensata de la cuantía de la liquidación.
  3. Además, se deberían exigir unos estándares de transparencia mucho mayores a las entidades de crédito en sus contratos y una supervisión efectiva de su cumplimiento, con sanciones serias de no respetarse. Así nos hubiésemos evitado casos como el de las preferentes.
  4. Y, como propone UPyD, establecer la dación en pago y un alquiler social para los casos necesarios, que hiciese que estas personas pudiesen permanecer en sus antiguas viviendas con costos asumibles.
  5. Una comisión nacional, propuesta también de UPyD, de Sobreendeudamiento, que tendría una misión conciliadora y de arbitraje. Que debería acompañarse con unos límites de endeudamiento para las familias, para evitar otra futura burbuja especulativa de los bancos.
  6. Por último, otra propuesta de UPyD que haría por fin real el derecho a la vivienda recogido en el artículo 25 de la Constitución Española: declarar inembargable la vivienda habitual. Algo a lo que estoy seguro que PP y PSOE votarán en contra, pero que sería una de las modificaciones sociales más importantes de nuestra historia democrática.

En definitiva, la sangre ha llegado al río, el drama social ha explotado y sólo cuando eso ha pasado los partidos que sólo se representan a ellos y a sus intereses, han actuado con una medida moratoria, que no acabará con el drama y que, lo que es peor, no evitará que éste se vuelva a producir dentro de unos años.

Anuncios

Responses

  1. Hola, viendo la cosa como esta y que cada vez hay mas desahucios, unos porque la gente es morosa y otros, la mayor parte, porque dada la situación y la crisis no pueden hacer frente a sus obligaciones muy a pesar de ellos, no es de extrañar que cada vez haya mas necesidad de ayuda social, es decir que los que mas tienen ayuden a los que menos tienen y en ese apartado es donde entran las web enfocadas en la localizacion de ayudas y recursos para los mas necesitados. No hay muchas pero siempre hay webs con fines no lucrativos que intentan ayudar a paliar la crisis y la falta de recursos. Gracias y saludos a todos los que visitan blogs tan útiles y prácticos como este.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías